El portal con toda la información para el Campo Argentino

Bienestar animal y bienestar humano

  • abril 12, 2016

Los países miembros de la OIE han adoptado una serie de principios rectores sobre el bienestar animal. Satisfacer sus necesidades básicas y el cuidado de su hábitat benefician también a la vida humana y a la producción agrícola.

Para ello elaboró una serie de principios rectores, algunos de ellos relacionados con los productores pecuarios, son:

  1. Reconocer la existencia de una relación crítica entre la salud de los animales y su bienestar.
  2. Considerar a las cinco necesidades o libertades mundialmente reconocidas (necesidad de vivir sin hambre, sed y desnutrición; sin temor y angustia; sin molestias físicas y térmicas; sin dolor, lesiones y enfermedades; y poder manifestar un comportamiento natural) como pautas que deben regir para establecer el BA.
  3. Reconocer a las “tres erres” (3R) mundialmente conocidas: reducción del número de animales, perfeccionamiento de los métodos experimentales y reemplazo de la utilización de los animales por la ciencia.
  4. Reconocer que el buen manejo de los animales como complementación de la agricultura contribuye de manera decisiva al bienestar de las personas.
  5. Asumir que mejorando las condiciones de vida de  los animales en las explotaciones, se aumenta a menudo la productividad.
  6. Recomendar que la comparación de normas y directrices relativas al BA debe basarse más en la equivalencia de los resultados -criterios de objetivos-, que en la similitud de los sistemas -criterios de medios-. En esta línea, se llegó a definir las buenas prácticas pecuarias (BPP) o ganaderas (BPG) como el conjunto coherente de acciones que han rendido mejores resultados que otras en un determinado contexto.

En la Argentina, según el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), nos ocupamos por el BA porque nos lo exigen nuestros clientes internacionales, en especial la Unión Europea, quienes están interesados tanto en la calidad del producto final como en la calidad de los procesos de producción. Pero en el fondo, se considera que este tema conviene a todos los eslabones de la cadena cárnica argentina: criadores, invernadores, engordadores a corral, consignatarios, transportistas, frigoríficos, comerciantes de carne mayoristas y minoristas.

Los beneficios son múltiples, tanto para los productores y personas que intervienen, como para los animales. Al mejorar la salud y productividad de los animales, se contribuye a mantener un adecuado suministro de alimento inocuo a quienes los producen y utilizan estos productos de origen animal, sustentando además el medio de vida de pequeños productores pecuarios, ayudando así a preservar la estabilidad de las comunidades rurales.

 

Autor: Dr. Leopoldo R. Estol, médico veterinario.
Fuente: www.engormix.com

 

Categories: Ganadería
Leer más: