El portal con toda la información para el Campo Argentino

Gomas bien infladas, mejor rendimiento

  • octubre 4, 2016

Los neumáticos agrícolas inflados correctamente producen un ahorro de combustible y una mayor durabilidad.

Los ingenieros agrónomos Hernán Ferrari y María Cecilia Ferrari del INTA crearon una técnica sencilla que permitirá de manera práctica y rápida aproximarse a los parámetros de presión requeridos por los fabricantes de neumáticos para obtener el máximo de su rendimiento. La correcta presión en los neumáticos impactará directamente en la durabilidad, la tracción, la transitabilidad y el nivel compactación de suelo.

Dicha técnica no requiere de manómetros o calibre de presión ya que el ajuste se realizará mediante la disposición física de los tacos o el flanco del neumático, según corresponda.

Para poner en práctica esta técnica es necesario identificar el tipo de estructura del neumático: diagonal o radial. Para esto se debe mirar la nomenclatura existente en el flanco del neumático. Si entre la denominación del ancho del neumático y el diámetro de la llanta existe un guion (-) es un neumático diagonal. En cambio, si en la separación existe una R, es un neumático radial. (Figura 1)

Figura 1. Nomenclatura de un neumático diagonal (izquierda) y un radial (derecha).

Figura 1. Nomenclatura de un neumático diagonal (izquierda) y un radial (derecha).

 

Aplicación para NEUMÁTICOS DIAGONALES

La técnica para este tipo de neumático consiste en ubicar la máquina sobre un suelo firme y plano. Si la técnica fuese aplicada en un tractor, deberá estar con la herramienta a utilizar enganchada. Una vez posicionado verificar que, de todos los tacos apoyados sobre el suelo, el taco que se encuentre más centrado respecto del eje de la rueda se eleve, en su extremo exterior, unos 8 mm respecto del piso (Figura 2). Si la elevación es menor, el neumático está desinflado y habrá que suministrarle mayor presión. Si supera los 8 mm, habrá que accionar la válvula para permitir la liberación de presión excesiva hasta alcanzar la altura indicada.

 

Figura 2. Elevación externa del taco central para lograr la presión de inflado ideal en neumático convencional.

Figura 2. Elevación externa del taco central para lograr la presión de inflado ideal en neumático convencional.

 

Aplicación para: NEUMÁTICOS RADIALES

En los neumáticos radiales, el taco central debe quedar completamente apoyado sobre el suelo y lo que se debe verificar es la flexión que se genera en el flanco del neumático (panza). Una condición muy próxima a lo ideal, es lograr que el ángulo inferior de la panza sea de entre 50 y 60º (Figura 3). Si la panza presenta un ángulo mayor a 60º, estará sobre-inflado y se perderán las propiedades beneficiosas del radial. En cambio, si el ángulo es menor de 50º, el neumático está desinflado y se corre el riesgo de que un elemento punzante (tallos de soja, ramas, alambres, etc.) deteriore o pinche el flanco del neumático. Por lo tanto, se deberán ajustar las libras de inflado hasta lograr la angulación indicada.

 

Figura 3. Angulación ideal del flanco del neumático radial como indicador de presión ideal de inflado.

Figura 3. Angulación ideal del flanco del neumático radial como indicador de presión ideal de inflado.

 

Fuente: INTA  – Autores de la técnica: Ing. Agr. M.Sc. Hernán Ferrari 1,2e Ing. Sist. M.Sc. María Cecilia Ferrari1

1 Grupo Mecanización Agrícola – GMA. Proyecto PRET ERIOS 1263103. INTA – EEA Concepción del Uruguay.

2 Facultad de Ciencias Agrarias – Universidad de Concepción del Uruguay (FCA – UCU)

 

 

Categories: Actualidad, Agricultura, Maquinaria Agrícola